En estos días en que Internet está en su punto más alto y se ven nuevos modelos de publicidad, es normal hablar o escuchar hablar de marketing como sinónimo de publicidad. Pero, lo cierto es que la publicidad es solo una de las partes del marketing. Veamos sus significados.

Marketing

El marketing se define como el conjunto de acciones destinadas a satisfacer las necesidades del consumidor y a la vez lograr un aumento de ventas por parte de la empresa. En la práctica, el marketing trata de activar la demanda de un producto a través de distintas herramientas.

El marketing y las cuatro “P”

Hemos dicho que el marketing engloba distintas herramientas para incrementar las ventas y satisfacer al cliente, generalmente se habla de las cuatro “P” en este sentido: producto, precio, punto de venta y promoción. En este último punto es donde encontramos la publicidad, que aunque determinados autores afirman que no es un sinónimo exacto de promoción, en este caso lo vamos a tomar como tal para no complicarnos tanto.

¿Qué es la publicidad?

La publicidad es el conjunto de acciones de comunicación para dar a conocer un producto o servicio de la forma más eficiente posible, utilizando distintos medios de difusión gastando los mínimos recursos posibles y siempre con la idea de atraer el máximo número de clientes o futuros clientes.

Las estrategias de publicidad no tienen el único objetivo de mostrar el producto, sino también subrayan sus beneficios, crean una identidad propia o instan inconscientemente al consumidor a que en el futuro vuelva a confiar en la empresa, entre otros fines.

La publicidad es una parte del marketing

De ahí que la diferencia entre promoción y marketing sea que la primera es sólo una de las partes que conforman las estrategias de marketing. Por este motivo, cualquier compañía que decida hacer las cosas bien, esto es, creando un plan de marketing, nunca debe limitarse a crear campañas publicitarias sin tener en cuenta otros valores que también inciden en la demanda de un producto y en la satisfacción del cliente.

Por ejemplo, ¿de qué sirve disponer de una fabulosa campaña de publicidad viral si después el producto que se vende no es noticiable y realmente no cubre ninguna necesidad humana real? Si bien la publicidad es un aspecto muy importante, no puede ser nunca el único.

El marketing digital

Cabe aclarar por último que, especialmente en Internet, se habla a menudo de “marketing digital” de forma errónea, refiriéndose únicamente a acciones publicitarias en línea, como anuncios de Adwords o vídeos virales en Youtube, cuando el marketing digital en realidad utilizaría igualmente las “4 Ps” anteriormente mencionadas, solo que beneficiándose en este caso de la acción de Internet.

Related posts

Leave a Reply